JÓVENES INMIGRANTES EN CRISIS: Las luchas de los jóvenes no acompañados de Centroamérica en el estado de Washington

English

En el 2014, hubo un aumento dramático en el número de jóvenes no acompañados – menores sin estatus legal migratorio que entraron a Estados Unidos sin un padre o tutor legal – de Centroamérica viajando a los Estado Unidos. Desde entonces más de 1,400 jóvenes inmigrantes no acompañados han sido colocados con patrocinadores en el estado de Washington por la duración de sus procedimientos de inmigración. Muchos de estos jóvenes pudieron haber sido elegibles para un estatus migratorio especial en los Estados Unidos pero no se les informó de esta opción, no se les proporcionó representación legal, y se les obligó a regresar a las peligrosas situaciones que estaban huyendo.

Los jóvenes no acompañados soportaron el viaje a los Estados Unidos por una variedad de razones. Algunos enfrentan amenazas de muerte o tráfico sexual en casa. Nuestro informe, Jóvenes Inmigrantes en Crisis: Las luchas de los jóvenes no acompañados de Centroamérica en el estado de Washington, arroja luz sobre las brechas dentro de los sistemas del Estado de Washington para proteger a los jóvenes inmigrantes no acompañados y propone cambios concretos para corregir las brechas.

"Los jóvenes no acompañados de Centroamérica arriesgan sus vidas cuando viajan de sus países de origen para venir a los Estados Unidos," dice Diana Garcia, una abogada con el Children & Youth Project de Columbia Legal Services y autora del informe. "Debemos mantener nuestros valores, incluyendo el debido proceso y mantener los jóvenes seguros, protegiendo los derechos de jóvenes no acompañados en el estado de Washington y trabajando para romper todas las barreras posibles para que puedan tener éxito."

Cuando los jóvenes no acompañados de Centroamérica son atrapados en la frontera de Estados Unidos, el Departamento de Seguridad Nacional los detiene en centros de detención de inmigración y luego los entrega a un patrocinador adecuado, si está disponible. Son colocados en procedimientos de deportación y son removidos de los Estados Unidos a menos que obtengan estatus migratorio legal. Para muchos de estos jóvenes, el Estatus Especial para Jóvenes Inmigrantes (SIJS, por sus siglas en inglés) es el único camino disponible para obtener estatus migratorio. SIJS es una forma de protección para niños inmigrantes sin estatus legal que no pueden ser reunificados con uno o ambos padres y no es el mayor beneficio del joven que lo regresen a su país. SIJS es único en que toma en cuenta el interés de los jóvenes e implica tanto el derecho civil y la ley de inmigración. Antes de presentar una petición SIJS al Servicio de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU., se tiene que conseguir la determinación SIJS de una corte de menores del Estado. Una recomendación en Jóvenes Inmigrantes en Crisis requiere una aclaración para los jueces sobre cuál es su papel en la emisión de la determinación SIJS en casos de derecho de familia.

Mientras en Washington, los jóvenes no acompañados se les niegan los derechos que están disponibles para todos los jóvenes sin importar su estatus migratorio. Entre otras cosas, los jóvenes no acompañados pueden ser desplazados y quedarse sin hogar, y no pueden accesar atención médica ni obtener una tarjeta de identificación.

El Gobernador Jay Inslee aprobó un proyecto de ley que pone en práctica una de las recomendaciones en el informe. El proyecto de ley (HB 1988) alinea la ley estatal con la ley federal permitiendo que ciertos jóvenes, que han sido abandonados, abusados o descuidados por un padre, el acceso a la corte para el nombramiento de un guardián de un juvenil vulnerable. Sin este cambio, estos jóvenes estarían excluidos de la protección federal existente simplemente por vivir en Washington. El Proyecto para los Derechos de Inmigrantes (NWIRP, por sus siglas en inglés) y Columbia Legal Services, quienes juntos promovieron este proyecto de ley, aplauden el trabajo de la legislatura y el Gobernador tocante a este proyecto importante.